Y Pasaron Los Años: Cartas a Fortuna por Jorge Bellas

Titulo del libro : Y Pasaron Los Años: Cartas a Fortuna
Fecha de lanzamiento : August 19, 2011
Autor : Jorge Bellas
Número de páginas : 208
Editor : AuthorHouse

Y Pasaron Los Años: Cartas a Fortuna de Jorge Bellas está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Y Pasaron Los Años: Cartas a Fortuna por Jorge Bellas

Jorge Bellas con Y Pasaron Los Años: Cartas a Fortuna

Ella tenia quizs cinco seis aos y yo ocho nueve la primera vez que nos encontramos. La primera vez que la vi.
Y Pasaron Los Aos es una historia de amor. La historia de un hombre y una mujer que crecieron amndose el uno al otro, sin reconocerlo. Sin siquiera darse cuenta.
A pesar de las muchas contrariedades que surgieron en sus vidas, el destino los uni de nuevo
El camin de mudanzas en que sus pertenencias estaban siendo descargadas por los padres de Fortuna, estaba casi vaco cuando yo vine a ver si poda ayudar y a conocer a los nuevos vecinos. Les pregunt puedo ayudar?, tienen hijos?, hay varones? de que edad?, donde estn?,
como se llaman?, puedo ayudar?....
Era una ametralladora hablando!. Y un obstculo para los que estaban descargando el camin, los cuales continuaban esquivndome a m y a Fortu.
El seor que pareca estar encargado de la mudanza, levanto la vista y le hizo un gesto a la seora que estaba en la puerta de la casa y me Seal a mi y a Fortu con una expresin de pidiendo ayuda. La seora (Esther) me enter luego era la madre de Fortu y el seor (Mario) era el padre.
Esther vino hasta donde yo estaba parado y cogiendo la mano de Fortu me la puso en la ma y me dijo quieres ayudar? no le sueltes la mano, vete all al murito aquel sintala all, y no dejes que venga para ac. para que no se lastime!.
Con una sonrisa se fu, dejndonos a mi y a Fortuna, solos. De un golpe se quit de arriba dos nios del camino y pudo continuar su trabajo de descargar el camin.
Tambin aquel momento sell my vida para siempre cuando me vi con la manita de Fortu entre las mias.
Mi trabajo, mi misin fue vigilar a Fortuna.
Desde aquel da en adelante, no le perd ni pie ni pisada. Y as
Pasaron los aos