El día que caducó el PRI en Quintana Roo

Titulo del libro : El día que caducó el PRI en Quintana Roo
Fecha de lanzamiento : July 29, 2016
Número de páginas : 57

Obtenga el libro de El día que caducó el PRI en Quintana Roo en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

El día que caducó el PRI en Quintana Roo

El día que caducó el PRI en Quintana Roo

Con la franquicia del PRI, la clase política de Quintana Roo dirigió los destinos del estado con 7 gobernadores durante 41 años, 5 meses y 19 días, entre el viernes 5 de abril de 1975 y el sábado 24 de septiembre de 2016.
En suma: 15 mil 148 días de gobiernos priistas coordinando los esfuerzos de los quintanarroenses.
En ocho elecciones para gobernador, incluyendo las recientes del 5 de junio de 2016, los ciudadanos emitieron dos millones 038 mil 452 votos, de los que 932,884 fueron para el PRI, según datos del Instituto Electoral de Quintana Roo.
La primera derrota del PRI en 41 años fue producto de una escisión del Partido Revolucionario Institucional, que no postuló a su candidato más fuerte y éste se fue a la oposición, desde donde conquistó la gubernatura por amplio margen.
Quintana Roo es, junto con Baja California Sur, el estado más joven. Fue Territorio Federal por 72 años, de 1902 al 8 de octubre 1974, cuando se funda el estado libre y soberano. Antes de esta fecha los derechos políticos de los quintanarroenses estuvieron vetados: no tenían derecho a elegir gobernador, diputados locales y presidentes municipales.
Convertido ya en estado en 1974, Quintana Roo eligió el 9 de marzo de 1975 a su primer gobernador, Jesús Martínez Ross, que tomó posesión el 5 de abril.
Martínez Ross fue postulado por el Partido Revolucionario Institucional y ganó con 41,165 sufragios, 98.94% de la votación.
El segundo lugar lo ocupó Antonio Miselem Asfura, del PPS, con 443 votos (1.06%). Hubo 3,157 votos nulos y 7 a favor de candidatos no registrados.
Después de Martínez Ross pasaron otros seis gobernadores.
El PRI nunca tuvo problemas para mantenerse en el poder en Quintana Roo.
Cada candidato y luego gobernador aceptó las reglas del juego, que no eran otras que preservar la vasta red de intereses políticos, económicos y sociales locales, nacionales y externos que se mueven en la estratégica región, fronteriza con Centroamérica y Cuba.
Las intenciones de populares aspirantes al poder que osaron acercarse a la hegemonía priista fueron apagadas por los caminos más expeditos.
Todo marchó bien, hasta que alguien rompió los equilibrios. Las relaciones entre las élites gobernantes se tornaron entonces cismáticas.